Me he encontrado un perro abandonado ¿Qué hago? | Blog Telepiensos

Me he encontrado un perro abandonado ¿Qué hago?

2 de agosto de 2018 · 14722 Visitas

Te has encontrado un perro abandonado. Descubre qué medidas y cómo debes actuar en caso de encontrarte con una mascota abandonada. No es extraño encontrarse en las calles de nuestros pueblos y ciudades con perros y gatos sin hogar. Ante una mascota abandonada en la calle puedes tomar varias decisiones, la primera, y tal vez la más común aunque poco recomendable, es no hacer nada. La segunda sería adoptarla. Y la tercera llamar a un centro especializado como puede ser una protectora.

Lo primero es intentar determinar si el animal en cuestión está abandonado, si se ha extraviado o si, simplemente, es un gato o perro callejero, es decir, que se ha criado sin el amparo de un humano. También, si pertenece a una colonia, lo cual es muy habitual en descampados y grandes jardines con los gatos.

dog lost

Qué hacer cuando encuentras un perro abandonado.

Como decíamos, si te encuentras con un perro abandonado, puedes observar diferentes signos que te pueden indicar cuál es su estado real. Su actitud, si está limpio, si lleva collar, etc. pueden ser factores iniciales importantes. Pero, sin lugar a dudas, lo mejor será acudir de inmediato a un veterinario.

Este, lo primero que hará será verificar si tiene microchip, que, dicho sea de paso, es algo obligatorio. Si es así, se buscará a su dueño y se podrá verificar incluso si ha puesto una denuncia por pérdida o robo, o si, por el contrario, no la hay, con lo que se podría determinar que ha sido abandonado y presentar las denuncias pertinentes.

El veterinario también nos informará del estado de salud general del animal. Al haber estado en la calle, sea por más o por menos tiempo, puede tener pulgas y otros parásitos, puede sufrir enfermedades caninas diversas, algunas de ellas muy graves, y también puede tener traumas, tal vez más complicados de detectar en un primer momento, pero que pueden manifestarse pasado cierto tiempo o dadas ciertas circunstancias.

Si te has encontrado un perro sin chip podrías quedártelo, en principio, pero debes tener en cuenta que adoptar una mascota e incorporarla a tu familia y a tu vida no es una decisión que deba tomarse a la ligera. Debes tener claro que vas a ser responsable de ella y de lo que le ocurra. Tendrás que cuidarlo, tratarlo bien, llevarlo al veterinario las veces que hagan falta y, sobre todo, no volverlo a abandonar.

A la hora de atrapar a un perro abandonado, sobre todo si es de mediana o de gran envergadura, deberás ir con mucho cuidado. Puedes lanzarle una manta encima para tranquilizarlo o tratar de capturarlo con un lazo. Aunque tal vez lo más conveniente sea que contactes con un especialista.

Una vez que el perro abandonado está en su nuevo hogar es importante no forzar la situación. Convendría que los primeros días lo tengas en un cuarto apartado, con comida, agua y un lugar calentito y apacible donde descansar. De vez en cuando puedes entrar a hacerle compañía y acercarte a él para que te vaya cogiendo confianza y se vaya sintiendo más a gusto.

Cuando ya veas que deambula por toda la habitación con tranquilidad y que incluso muestra curiosidad por salir, puedes ir dejando que explore poco a poco el resto de la casa y que se vaya relacionando con el resto de habitantes del hogar. Si hay otra mascota, conviene que se acerque a ella poco a poco, tal vez estaría bien que ambos estén atados. Pero nunca lo hagas con uno dentro de un transportín pues genera una gran sensación de desconfianza y de inferioridad al que esté dentro en el momento del contacto.

La tarea de aprendizaje y adiestramiento empezará desde el primer día, pero no puede ser algo brusco, no le grites ni le riñas durante los primeros días. Tienes que ser comprensivo y tratar de ponerte un poco en su lugar porque, aunque tu sepas que lo has rescatado de un destino seguramente peor, él lo que ve es que lo han sacado de donde estaba y que está encerrado en un lugar desconocido y con seres totalmente extraños para él. La paciencia, el sentido común y la confianza mutua serán claves en esos primeros momentos, así como en el resto de vuestra relación.

perro abandonado calle

Seprona y perros abandonados. Cómo actuar:

Otra alternativa sería llamar al Seprona y que se haga cargo del animal. Debes saber que esta sección de la Guardia Civil se encarga de la protección de la naturaleza. Ellos, como los veterinarios, o la Policía Local, cuentan con aparatos de lectura de los microchips, con lo que podrán determinar si el perro tiene o no dueño. Y le buscarán un alojamiento temporal en caso de que no te lo puedas quedar. Ten en cuenta que dependiendo de la perrera, ese animal podría ser sacrificado si en un período de tiempo no encuentra hogar. Infórmate de todo antes de dejarlo porque en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, se aprobó el sacrificio cero.

Qué hacer si me encuentro un gato abandonado.

Si te encuentras con un gato en la calle y decides adoptarlo la situación será similar a la anterior. El paso por el veterinario es también esencial. Los gatos se estresan todavía más que los perros y son propensos a enfermedades como leucemia, moquillo e incluso sida. En los gatos, tan propensos a escaparse, sobre todo los machos, la instalación del microchip es todavía más importante.

Para transportar a un gato, ya sea hacia su hogar o hacia el veterinario o cualquier otro sitio siempre es conveniente usar un transportín. No estaría de más que lo dejes abierto en algún lugar de la casa para que lo use de refugio y para que, una vez que tengas que encerrarlo en él, no se sienta tan mal.

En el momento de llegar por primera vez a casa, si en el caso del perro convenía encerrarlo en una habitación, en el gato, a no ser que haya otras mascotas que pudieran incomodarle o atacarle, lo más recomendable es dejarle libertad de movimientos. Él será quien elija dónde le gusta más descansar y allí será donde le pondremos su cama.

También buscaremos un lugar apropiado para su comida y su agua y, alejado de ambas, colocaremos su caja de la arena. Los gatos tienen un instinto innato para hacer sus deposiciones en arena fresca y limpia así que, aunque sea callejero, no deberíamos tener problemas en que lo haga allí. En caso contrario puede que, más que falta de educación, se deba a que el gato sienta estrés, ante lo cual tendremos que actuar para buscar soluciones.

Te recomendamos el siguiente articulo de como proteger almohadillas del perro.

Déjanos tu comentario (0)

Aún no hay comentarios. sé el primero en comentar.

Al enviarnos tu comentario, estás aceptando nuestras condiciones de uso